La ciencia en el cine

Hola a todos, me gustaría iniciar una sección de ciencia en el cine, a ver si gusta y seguimos haciéndola. En esta sección buscaremos errores o curiosidades del cine relacionados con la ciencia, por lo que todo el que esté registrado en el blog puede mandar propuestas y cuando podamos las investigamos un poco.
Esta sección va relacionada con ciencia un poco más “real” o “posible” por lo que no hablaremos de personajes como Spiderman o de Hulk.



¿Conoceis la película “La Roca”? Sean Connery, Nicolas Cage… pues bien, esta película gira en torno a un grupo de ex-marines que secuestran una prisión abandonada con 80 turistas como rehenes y amenazan con bombardear con misiles cargados de gas VX algunas ciudades norteamericanas si no reciben 100 millones de dólares. En esta entrada vamos hablar un poco de este gas y de otros similares y como afectan al sistema nervioso.

El compuesto VX.
Es un agente con actividad sobre el sistema nervioso
Esta sustancia afecta el sistema nervioso y corresponden a un grupo de compuestos OF (organofosforados). Los antecedentes son los agentes G desarrollados desde la década del 30, como los gases tabún, sarín y somán. Más adelante surgieron los agentes V, versiones más estables de los agentes G. Uno de ellos es el Vx, que contiene azufre, es más potente que el gas sarín, más estable, menos volátil e hidrosoluble, actúa por contacto directo con la piel y persiste varias semanas en el medio ambiente. Los agentes nerviosos son más tóxicos que el resto de los agentes de GQ conocidos y pueden causar la muerte en minutos a pocas horas luego de la exposición, dependiendo de la concentración.

En estado puro, estos agentes son líquidos incoloros. Los agentes G emanan olor frutal, mientras que los agentes V emanan olor amoniacal. El gas sarín es el más hidrosoluble del grupo, seguido del gas somán, el tabún y el Vx.

El mecanismo de acción de estos agentes consiste en la inhibición irreversible de la acetilcolinesterasa, que causa una acumulación excesiva de acetilcolina en la placa neuromuscular e hiperexcitación o parálisis. Por su acción sobre los receptores muscarínicos y nicotínicos, producen miosis, sialorrea, rinorrea, sudoración, defecación, micción, broncorrea, bronconstricción, bradicardia, hipotensión, fasciculaciones y calambres musculares, arritmias, temblores y convulsiones. Los efectos más graves son la parálisis de los músculos respiratorios y la inhibición del centro respiratorio.

El tratamiento consiste en la administración de atropina, pralidoxima y diazepam.
La atropina es un fármaco anticolinérgico que se extrae de la belladona y otras plantas. Es un alcaloide, producto del metabolismo secundario de estas plantas y se ocupa como medicamento con una amplia variedad de efectos. Es un antagonista competitivo del receptor muscarínico de acetilcolina. Suprime los efectos del sistema nervioso parasimpático, ya que los receptores muscarínicos se encuentran en los tejidos efectores parasimpáticos. Por eso, su administración afecta el corazón, los ojos, el tubo digestivo, y otras estructuras.

Aquí os dejo unas imágenes de la estructura del compuesto VX y de la atropina.

Esqueleto en 2D de la atropina.

Estructura en 3D del compuesto VX.

Adrián Medina Garrido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s